¿Quieres comerte el mundo?

Imagen

¿De verdad quieres comerte el mundo entero? Esta es la pregunta que acabo de hacerme cuando oí en mi cabeza, con entusiasmo, decir lo contrario: “Quiero comerme el mundo entero 

Inmediatamente me percaté de mi pensamiento y recapacité preguntándome si, de verdad, era éso lo que quería hacer. Me imaginé mi boca abriéndose lo suficiente como para dar cabida a todo este mundo, tal como lo conocemos: una enoooorme bola colorida, en movimiento.

Gracias a dios no tengo cabida para tanto y aunque, gracias a mi propia elección, soy una conscientívora, o sea, que tomo consciencia de lo que elijo comer; me doy cuenta de que tal cantidad y variedad de nutrientes es demasiado. Puedo ser feliz y funcionar estupendamente con menos. Así que dejaré al planeta tal cual está e intentaré poner más atención a lo que dicta mi cabeza antes de abrir mi boca.

Eso sí, soy una gran defensora de más vale prevenir que curar.

Con una sonrisa,

Pilar Méndez

Holistic Health Coach