RE-CONECTAR

Me embarga una emoción tan bonita que no sé si empezar por la razón de ella o empezar por el principio de todo lo que me condujo hasta ella.

A mí me encantan los detalles, tanto los que puedo recibir físicamente como los detalles a los que presto atención en, casi, todo lo que hago. Así que escojo ir a por el detalle, je,je.

Hace menos de un año que una sabia abuela me dijo que buscara una cesta natural, de mimbre, pequeña, para meter mis cosas personales. Cosas “sagradas” y útiles para mí, en este camino de vida. Busqué pero no encontré, así que casi lo olvidé. Unos meses después, en mi cumpleaños me regalaron una cesta de mimbre pero sentí que aún no era “la cesta” y la destiné a otro uso…

-Ahora me sitúo en estas fiestas navideñas- Llevaba unos días preguntándome porqué he perdido el sentir navideño, la chispa y la alegría de vivir estos días. Mi cabeza está en otros menesteres y no le he dedicado tiempo al sentir. Me sentía culpable por mis niños. Una parte de mí le gustaría transmitirles esa chispa, ajena a todo el ajetreo comercial o vanal. Una chispa de sentido, de emociones, de alegría, de sorpresas, de contactos, encuentros, cariño, calor de hogar, momentos con significado…

Anoche día 23 de diciembre, en un juego con mis hermanas, escribo un mensaje a Papá Noel diciendo algo así como que debido a que los Reyes han abdicado me paso a su bando y le pido mis deseos para estas fechas y también le digo que, sabiendo que es un poco tarde, no me importa esperar hasta el próximo año, pues acostumbro a vivir en Canarias y aquí es normal vivir con atraso el tiempo…

Hoy, día de Nochebuena, despierto, me dedico un rato de meditación y planto la semilla de la confianza una vez más. Me levanto y al poco llaman a mi puerta… ¡El carterooo!

¡Ay Dios, qué emoción! Me entrega un paquete navideño. Lo abro y, desde otro lado del mar, un precioso ángel me había preparado y enviado una cesta de navidad con un lote de productos artesanales y unos exquisitos postres realizados con sus benditas manos. Incluía una nota de aprecio tan simple como hermosa que ha hecho que mi alma se infle como un globo y no quepa en mi cuerpo. Mis poros y mis lagrimales han empezado a liberar espacio para la cabida de mi alma.

No sólo el contenido es exquisito; mi hija no tardará en llegar para devorar el chocolate crudo con frutos secos y mi hijo el pastel de castaña y especias… Es que, además, ya ha llegado hasta mí la cesta natural de mimbre que había de usar.

Gracias María. Gracias por contribuir a ubicarme en el momento presente. Gracias por ayudarme a reconectar con el sentir, ayudarme a volver a recuperar el espíritu de este momento y darle un sentido. Y gracias a Papa Noel por escucharme y demostrarme que las manifestaciones no entienden de tiempo sino de intensidad de deseo.

Hoy empiezo mi experiencia navideña cargada de significado. Bendiciones,

nochebuena

Pilar Mendez
about.me/pilarmendez

CUANDO RETENEMOS…

Cuando retenemos, sea lo que sea que retengamos (amor, familia, pareja, dinero, confianza…) ¿Lo hacemos por miedo, por confusión, por desconocimiento…?

La falta de conciencia -una forma de expresar el estado en el que no somos conscientes de nuestra conciencia¡- hace que actuemos desde otras partes o aspectos de nuestro ser, consiguiendo con ello que no experimentemos la sensación de paz, confianza y seguridad que podríamos permitirnos, induciéndonos, por ejemplo, a retener lo que tememos perder.

Basta con, simplemente, salir afuera y apreciar toda la belleza abundante que nos rodea. Mires donde mires, hay una variedad inmensurable digna de aprecio y deleite. Y aunque no mires, basta con respirar; sentir el flujo incesante e inagotable del aire, el ritmo, los sonidos, las vibraciones… ¿Por qué retenemos? ¿No parece más fácil dejar de retener? ¿Enfocarnos en vivir la gratitud de todo lo que está presente, en sentir la gratitud de todo lo que seguimos creando, en confiar en nuestra capacidad creadora?

Me viene el recuerdo de una frase que leí en un libro de Saint Germain: “La precipitación viene del aire.”

Existe un flujo continuo de la abundancia de la vida. Lo que se retiene, tarde o temprano, se evapora, se diluye… y regresa al flujo. Lo que no se retiene, fluye y fluye, abarcando con gozo todo lo que existe. -Ábrete al flujo-

El mar contiene sal. Agua y sustancia están unidos en un flujo y ritmo continuo. La sal que queda fuera del agua, se solidifica y es hermosa pero sólo requieres de pequeñas dosis. ¿Para qué acumularla a grandes dosis? Disfrútala en el flujo abundante del mar. Desde ahí puede evaporarse, volar y tocar el cielo, caer juguetona de regreso a la tierra y alimentar allí donde caiga, convertida en bendiciones, para volver a repetir el ciclo de abundancia y continuidad de la vida en un flujo incesante,

Sal de la retención. Ábrete al flujo abundante de la vida.

About.me/pilarmendez

Pilar Mendez  

Pilar Mendez
about.me/pilarmendez

RESISTENCIAS

Había pasado unos días estupendos en Nueva York. Recién terminado mi curso de Tapping con Dawson Church (Un hombre gigante para albergar el gran corazón que manifiesta), me sentía tan satisfecha que, de pronto, mi intención previa de seguir el viaje hasta California empezó a titubear.

Hacía unos meses que lo había organizado todo, excepto la reserva del hotel en California. Ya sabía, por experiencia, que los eventos de Brendon Burchard llenaban no sólo el hotel donde se desarrollaban sino, además, los de alrededor. Pero decidí confiar en que encontraría alguien con quien compartir habitación de modo que, fui prestando más atención a mi estancia en NY. Hasta que llegó la noche antes de partir. Oh, oh… Hotel lleno, alrededores lleno, sólo habitaciones en otros hoteles más lejanos y más caras, nadie conocido o desconocido para compartir… llamadas infructuosas… ¿Cuál creen que fue mi primera reacción? Ésta: “Mira, será que, en realidad, me quiero quedar estos días en NY. Tengo casa donde dormir y añoro pasar unos días más por aquí.” Y así se lo manifesté a mi amiga. Pero mi energía estaba por los suelos, sólo quería ir a dormir, desconectar, dejar de pensar, dejar de intentarlo. “Total, perderé el dinero del billete pero no tendré gastos extras al quedarme por aquí…”.

En cierta manera, parecía haber un equilibrio. Sin embargo, ya he aprendido que cuando tomas la decisión correcta y de forma deliberada, tu energía sube, la emoción te embarga, así que, siendo honesta conmigo misma y haciendo caso de las señales de mi cuerpo: mi bajo nivel de energía, mis ganas de evadirme, el fuerte dolor de cabeza que acababa de aparecer, me indicaron: “Nena, aquí hay algo que estás resistiendo. ¿Qué ocurre?”

Era el momento de coger el toro por los cuernos. Empecé por permitirme sentir lo que estaba sintiendo, sin resistir, sin negar, sin esconder y ayudándome con el Tapping, conseguí, rápidamente, desvelar el miedo que estaba sintiendo. Una vez descubierto, las resistencias se comienzan a desvanecer y subí mi nivel de energía, pudiendo con ello, recuperar mi confianza. ¡Ah, qué placer!

Sin dilación, volví a mi ordenador, abrí la página del hotel y voalá, de pronto, como por arte de magia, aparecen dos noches de hotel para mí. Llamé rápidamente para confirmar que estaban reservadas y la amable recepcionista, tras confirmármelo, me pregunta “¿Hay algo más que pueda hacer por usted, Sra. Méndez?” -Claro que sí –le contesté- y además se llama usted Pilar como yo, y esto es una señal para mí –sonriéndome- ¿Me podrá conseguir otras dos noches más? Llego mañana y tengo la reserva para dentro de dos noches… Ella hace sus gestiones y ¡me confirma otra noche más!. Ya sólo quedaba por conseguir la noche de llegada.

Ahí estaban mis resistencias, deshaciéndose poquito a poquito y dándome una gran lección de vida. Agradecí la situación, agradecí la prueba y decidí aceptar que no seguiría luchando (no al menos en una forma resistida, me refiero) y pagué mi primera noche en otro hotel. Ese otro lugar resultó ser un poco más caro pero precioso, con unas comodidades que me permití disfrutar como una diosa o una niña pequeña (depende como lo mires, ja,ja).  Para mi sorpresa me despiden con un desayuno gratis, cortesía del hotel.

El evento en California, resultó ser uno de los más preciados, en contenido y contactos, que he hecho hasta ahora y doy gracias por no haberme anclado en mis resistencias. Por saber escuchar y seguir avanzando en este precioso camino de auto-descubrimiento y servicio a los demás.

Confrontar tus resistencias te ayuda a acercarte un paso más al estado de confianza plena que conduce al disfrute de la vida y a vivir en paz.

Pilar Méndez, CHPC, CHHC

Featured image

ENCUENTROS

Pasaban por mi mente recuerdos de personas con las que había compartido momentos de mi vida. Fui observando la sensación que dejaba en mi interior cada una de ellas y una sonrisa no dejaba de dibujarse dentro y fuera de mi. Me resultó curioso advertir que, con determinadas personas, de las que creía nunca guardaría buen recuerdo y que prefería mantenerlas lejos, resultaba que nada de eso pasaba. Todo lo contrario, todas y cada una de las personas que habían pasado por mi vida, habiéndolas aceptado o no, estando de acuerdo con lo ocurrido o no; todas y cada una dejaban algo especial en mi recuerdo. Me pareció realmente grande y hermosa la capacidad de retención que tenemos. Puede que sea un acto de supervivencia o puede que sea que lo positivo siempre impera sobre lo que no nos gusta. O, puede ser una elección. Valioso libre albedrío.

Elijo creer que cada uno de nuestros encuentros y cada uno de nuestros desencuentros tienen una razón de ser. Siempre hay un regalo de profundo aprendizaje en cada uno de ellos, aunque, aparentemente, algunos parezcan no gustarnos o deseásemos que nunca hubiesen sucedido. Lo cierto es que gozamos de un poder de atracción tremendamente poderoso, del que vivimos ajenos o inconscientes, pues luego nos mostramos sorprendidos o contrariados por lo que experimentamos con quienes nos encontramos en la vida. Sin embargo, nuestra conciencia, siempre presente, sabe y retiene la verdadera razón y la mantiene empaquetada como el mejor de los regalos para que esté siempre disponible, para cuando queramos acceder a ella y estemos dispuestos a abrir su contenido y, entonces, ganar en conocimiento, ganar en gratitud, ganar paz… ganar una plácida sonrisa. Imagen

 
Pilar Mendez
http://about.me/pilarmendez

 

 

 

 

LO MÁGICO EXISTE

Tras una agradable conversación, me paro a recapacitar y me doy cuenta que, aunque vivimos rodeados de magia pura y auténtica cada segundo de nuestras vidas, nos permitimos el lujo (porque es un lujo, la verdad) de poner en duda esa magia. Y me quedo asombrada. Mira si la magia es tan increíblemente mágica que nos da la oportunidad de mantenernos vivos, de sustentarnos, nos da la oportunidad de verla manifestarse segundo a segundo y, al mismo tiempo, nos da la oportunidad de crear duda en nuestra mente y cuestionarnos todo lo que ella nos ofrece.

Observa todo lo que te rodea, absolutamente todo, no te dejes nada atrás y, por un momento, cierra tus ojos. Todo, mágicamente, desaparece ¿Verdad? Vuelves a abrir tus ojos y de nuevo, todo está presente, puede que, incluso, veas algo nuevo, algo en lo que antes no te habías fijado. ¡Magia! Pero si vuelves a cerrar tus ojos nuevamente y todo vuelve a desaparecer y los mantienes cerrados un espacio de tiempo mayor que lo hiciste anteriormente, es posible que hasta te olvides de lo que, hace unos momentos, te rodeaba. Inténtalo. Con tus ojos cerrados, te centras en algún sonido o te distraes con algún pensamiento o, simplemente, sientes tu respiración. La magia de la respiración. La que te mantiene viva, la que es completamente autónoma, la que es mágica… Y vuelves a abrir tus ojos. Ualahhh… Todo sigue en su sitio y vuelves a recordar dónde te encontrabas. No me negarás que es pura y auténtica magia.  

Y yo me digo “¿Por qué nos hacemos tantas preguntas? ¿Por qué nos cuesta tanto fluir con la magia de la vida que nos rodea? ¿Por qué nos cuesta tanto abrazar esa magia y sentirla y disfrutarla y embriagarnos de todos los regalos que nos ofrece?” Si es que, además, es mucho más placentero y pletórico que los dolores de cabeza y tensiones corporales que nos forjamos tratando de encontrar las respuestas que tenemos delante de nuestras propias narices. Tan sólo por no abrir nuestros ojos de par en par, por no afinar nuestros oídos, por no agudizar nuestros sentidos, por no dejarnos acariciar por toda la gran belleza que nos rodea. 

Para mí, creer en la magia que nos rodea, es tener la capacidad de volar, aún sin despegar los pies del suelo. Es abrir los brazos y recibir con gratitud y aprecio lo que, previamente, pedí recibir.

¿Te has planteado alguna vez qué es para ti lo mágico…

 

Pilar Méndez

High Performance Coach

Holistic Health Coach

Avatar Master

Imagen   

Hoy toca RECIBIR

Permitirse recibir es todo un placer delicioso que muchos nos lo negamos con, quizás, demasiada frecuencia. 

Hoy, tan sólo quiero compartir un regalo precioso que recibí de una amiga que se comunicó desde el alma y tocó mi alma. A lo mejor podrías leerlo como un mensaje dirigido a tu alma y sacar el mejor provecho de esta conexión:

Amiga mia,
 
Este es tu momento, 
Tienes todo,…
 
Toda la formacion,
La informacion,
Los contactos profesionales,
Los mentores,
Los mejores profesores de exito,
Los mejores cursos,
El mejor plan de marqueting,
Tu familia que te apoya,
Tus hijos sanos y preciosos que te siguen en todo ,
Yo a tu lado para darte energia,
Tu sentir aventurero,
Tu gran Coraje y valentia q yo tanto admiro,
Tu capacidad para volar sola! 
VUELA! VUELA ALTO!…!!!!
 
AHORA O NUNCA!
 
Mira todo lo que te espera,
Mira todo lo que te puedes perder si no reaccionas,
Mira como pasa el tiempo que vuela,
 
A ti que te encantan las preciosas mariposas, 
Empieza a volar!
No tengas miedo,
Todo esta bien,
No somos perfectos,
Todo esta bien!,
No tengas miedo a equivocarte,
Sólo hace falta sentir la energia que llevas dentro!,
Abre tu corazon a los demas!
Confia!
Dale la bienvenida a mister miedo! Dejalo que se exprese! Dejalo que te acompañe! Esta aqui para ayudarte, para que lo aceptes, como a un hijo mas,
Pero tambien para que Le digas NO cuando se pase de la raya…
 
Si hoy no me atrevo…efecto mariposa, ¿como seran los próximos meses?
Si hoy me decido,a por todas,a darle cara a mis miedos…efecto mariposa,¿como sera mi vida en un mes, en un año, en 5 años en 10 años…? ¿ como sera la vida que me queda?…
 
Estas palabras,llenas de emocion desde mi corazon ,te envio como una Luz a tu corazon!
 
 
Que lo disfrutes,
 
Pilar Méndez
High Performance Coach
Holistic Health Coach
 
 

UNA NUEVA AVENTURA

La verdad es que tengo que reconocer que me siento afortunada. Acabo de llegar de mi último viaje y me siento agradecida, no sólo por la oportunidad de poder alzar el vuelo, sino por la cantidad de experiencias hermosas que he podido experimentar, por la cantidad de gente increíble que me he cruzado en el camino, y por la capacidad que aún dispongo para aprender tantas cosas nuevas. Aún así, lo más satisfactorio es que me puedo permitir dar gracias porque, estas experiencias, me ayudan a darme cuenta y reconocer que sé más de lo que creo saber.

¿No te pasa algo similar? Nos han educado en una manera en la que parece que nunca tenemos suficiente. Y ya, tan solo el hecho de poder respirar, es más que suficiente. Y puedes respirar aquí y puedes respirar al otro lado del planeta. Siempre hay aire disponible para cada uno de nosotros allá donde estemos. Con este sentido de gratitud podemos hacerlo extensivo a todas las áreas de nuestra vida y nos daremos cuenta de cuanto tenemos a nuestro alrededor, a nuestro alcance. Razón de más para activar nuestra sonrisa y compartir.

Aventúrate a la vida. Respira y siente todo lo que contienes en el interior de ese pequeño vehículo en el que habitas días tras día. Verás que hay más que suficiente. Puede que hasta sientas que tienes tanto por compartir que es una pena desperdiciar el tiempo tratando de llenar lo que ya está rebosando.

 

Pilar Méndez C

Certified High Performance Coach

Holistic Health Coach

Imagen

 

El Universo siempre responde

Hace unos días paseaba con mi niña por el campo. Ella descubrió el suelo lleno de tréboles y enseguida deseó encontrar un trébol de cuatro hojas. A mí me motivó y, de pronto, allí estábamos las dos buscando, afanadas, el trébol de la suerte. En mi sentir apreciaba las formas y tamaños de los tréboles, mientras contaba sus hojas, cuando oí a mi hija, decepcionada, comentar que era muy difícil y que no lo iba a encontrar. Mi instinto maternal quiso ayudarla inmediatamente. Le comenté que lo que tenía que hacer era:

1º Desearlo con el corazón,

2º Quitar toda duda y confiar en que iba a aparecer,

3º Tener paciencia, porque el universo decidía el momento en el que aparecería.

Seguimos paseando y, no habían pasado ni cinco minutos, cuando se fijó en una pequeña piñita tirada en el suelo. La cogió y me decía “mamá, mira que bonita”…cuando, llena de emoción, casi gritó “¡mira, tiene un trébol de cuatro hojas!!”. A pesar de lo que le había dicho, la duda me hizo contar los pétalos del trébol y, efectivamente, tenía cuatro hojas.

-¿Ves? Paciencia y confianza. -Le dije. Pero, en verdad, me lo decía a mí misma. A pesar de lo que una experimenta y sabe, las manifestaciones del Universo nunca dejan de parecerme mágicas.

Cuando vives con la certeza de que el Universo siempre responde, sientes una confianza y poder interior que casi mueve montañas. Aprender a vivir cada día poniendo atención a todo lo que el Universo nos ofrece, te aligera la existencia y, al mismo tiempo, la enriquece en una manera en la que te atreves a acometer cualquier sueño que te propongas. Porque cuando confías en la respuesta del Universo, parece que no hubiera cosa imposible.

Pilar Méndez,

Holistic Health Coach20140418_153553

Deshacer lo hecho

Life is the art of drawing without an eraser.”  —John Gardner 

Esta preciosa frase me hizo meditar y recapacitar. Llevaba unos días tratando de comprender el significado de una experiencia que había tenido y que, aparentemente, me había cogido por sorpresa. He tenido la fortuna de comprobar como yo creo mis experiencias de vida en base a lo que deseo, o lo que pienso, o lo que creo. Esa percepción me aporta un nuevo concepto de la responsabilidad personal y aprecio por todas mis vivencias. Sin embargo, hay momentos en los que parece que una se despista y la vida parece cogerte en la luna de Valencia. Y entonces te sientes como si te hubieses caído desde esa misma luna y el golpe duele o te deja noqueada por un espacio de tiempo.

En una situación como ésta surgen las diferentes opciones, puedes quedarte, durante ese tiempo y más, si así lo decides, pegando tirita tras tirita sobre las heridas que sientes que te han hecho; puedes sacar toda la rabia que, puede que motive esa caída inesperada, y limpiarla o escupírsela a la vida por haberte sacudido y también puede que, luego, te sientas culpable porque no quieres sentir o actuar de esa manera o, al contrario, puede que te sientas como un lobo satisfecho babeando sangre después de haber saciado su hambre. Otra opción es retirarte a un lugar seguro y no volver siquiera a mirar la luna, no sea que vuelvas a despistarte y llegar allí otra vez… y así podría seguir, pues tenemos tantas opciones como pensamientos rondan nuestra cabeza.

Sin embargo, para mí, es el momento de asumir mi poderosa responsabilidad. Lo recuerde o no, lo perciba o no; sea lo que sea que haya vivido y experimentado, hubo un momento en mi conciencia en el que decidí crearlo de esa manera y como dijo John Gardner: La vida es el arte de dibujar sin goma de borrar. En la vida no hay marcha atrás. Todo surge como lo hemos plantado.

Sacar el mejor provecho de todas y cada una de tus vivencias, experiencias, emociones, sensaciones, acciones, decisiones… es el reconforte de vivir. 

No puedes cambiar tus experiencias de vida, sin embargo, PUEDES CAMBIAR LA MANERA EN LA QUE LAS PERCIBES.

MAGIA PURA

Pilar Méndez

Holistic Health Coach

¿Quieres comerte el mundo?

Imagen

¿De verdad quieres comerte el mundo entero? Esta es la pregunta que acabo de hacerme cuando oí en mi cabeza, con entusiasmo, decir lo contrario: “Quiero comerme el mundo entero 

Inmediatamente me percaté de mi pensamiento y recapacité preguntándome si, de verdad, era éso lo que quería hacer. Me imaginé mi boca abriéndose lo suficiente como para dar cabida a todo este mundo, tal como lo conocemos: una enoooorme bola colorida, en movimiento.

Gracias a dios no tengo cabida para tanto y aunque, gracias a mi propia elección, soy una conscientívora, o sea, que tomo consciencia de lo que elijo comer; me doy cuenta de que tal cantidad y variedad de nutrientes es demasiado. Puedo ser feliz y funcionar estupendamente con menos. Así que dejaré al planeta tal cual está e intentaré poner más atención a lo que dicta mi cabeza antes de abrir mi boca.

Eso sí, soy una gran defensora de más vale prevenir que curar.

Con una sonrisa,

Pilar Méndez

Holistic Health Coach