Ambición Positiva y Pasión: Pilares de Éxito

Tener ambición positiva es una característica que enriquece nuestra existencia. Si esa ambición la conjugas con pasión y búsqueda de excelencia tendrás el éxito garantizado en todo lo que hagas.

¿Qué diferencia a una persona que es capaz de arriesgarse y apostar por una meta retadora?

Respondo hablando de Caridad Cuyás Jorge. Conocerla es reafirmar que cuando sientes pasión por algo y luchas por ello terminas por vivir el sueño de tu vida. Por sus venas corre sangre de gente enamorada del Puerto de Las Palmas. De niña, sus paseos de domingo consistían en recorrer, acompañada por su familia, los recovecos del puerto. Su asombro se fue convirtiendo en pasión y una sensación de estar “como en casa“.

De joven eligió trabajar en la empresa familiar Consignaciones Cuyás y en un plazo muy corto ocupó la dirección de la empresa. Sin perder la elegancia aprendida de su madre y sin dejar atrás sus tacones, Caridad Cuyás, recorría un territorio 99,9% masculino. Sus palabras: “Hay que estar siempre preparada para todo”. La caracteriza su disposición y sus ganas de estar en acción.

Pudo haber elegido no trabajar. Desarrollar un papel de mujer de hogar -que además, dada la época que vivía, se la hubiese apoyado y consensuado- pero ella eligió guiarse por su ambición. Al igual que un día bajó las escaleras, vestida de amarillo impecable y cautivó el corazón del hombre que la acompaña hasta este presente, también subió las escaleras del éxito sabiendo desenvolverse en un sector dominado por hombres, como es la zona portuaria, y lograr recibir reconocimientos y honores por su gran labor.

Convertir tu pasión en tu modo de vida es un privilegio y así se reconoce Caridad Cuyás, una mujer privilegiada que aún sigue vinculada al Puerto de Las Palmas como Presidenta de Honor de AEPORT y FEDEPORT.

Qué belleza ver a una persona decir, una vez ha terminado su etapa laboral, y con una hermosa sonrisa: “Me levanto cada mañana y lo primero que hago es bajar hasta la avenida marítima y contar los barcos. Amo el puerto y la vida que se desarrolla en él.”

NeuroConsejo: Si quieres llegar al final de tu vida con un sentir de plenitud y realización entrégate a tus ambiciones más altas, aspira a ofrecer un servicio mayor y de calidad y a buscar la excelencia en todo lo que hagas, incluyendo tus relaciones familiares y tus interacciones sociales.

Quienes demuestran una conexión más humana, que se preocupan y se involucran con los demás, llegan a la cima en cualquier campo y alcanzan una felicidad auténtica.

https://www.behance.net/gallery/77719435/ANGELES-DE-CHARLA-CON-CARIDAD-CUYASENTREVISTA

Anuncios

¡Enciende la Motivación!

Haz de saber que existe un circuito de motivación en nuestros cerebros y que podemos aprender estrategias para activarlo de forma deliberada.

¿Te has dado cuenta que te atraen las novedades? Eso es porque el cerebro es un organismo que busca metas y busca placer. Se enfoca en encontrar tanto experiencias como objetos nuevos y diferentes que podrían asegurar y mejorar la supervivencia. Conociendo esto podemos, cada día, “activar” nuestros centros de motivación:

NeuroConsejo:

  1. Cada mañana anota 3 cosas que realmente deseas lograr ese día.
  2. Luego escribe una pequeña recompensa que te darás por ese logro.
  3. Prográmalo en tu agenda diaria.
  4. Disfruta de varias pausas de descanso durante el día.

A continuación es esencial crear la disciplina de “seguir hasta conseguirlo” con unas estrategias de entrenamiento cerebral. Porque el cerebro está predeterminado para usar viejos hábitos y comportamientos para repetir las mismas tareas una y otra vez -es su manera de hacer el mínimo esfuerzo por la supervivencia-. Así que si quieres algo “más” (sea más dinero, amor más profundo, mayor sabiduría, más felicidad…) tienes que hacer un esfuerzo extra para superar la “automatización” cerebral. Lo vas a notar cuando sientas esa resistencia, esas absurdas excusas. Ahí entras inmediatamente en acción cambiando ligeramente algo, tu manera de aprender; la posición de tu cuerpo; el momento del día en el que participas en la actividad de entrenamiento. Lo más importante es que adviertas, de forma consciente, el pensamiento resistente, “¡No quiero!”  y entonces:

  • Escribes 3 razones por las que no quieres hacer el trabajo,
  • y otras 6 razones por las que sí hacerlo.
  • A continuación te concentras en tus 3 deseos para ese día. Presiona más allá de la resistencia y tu motivación pronto regresará.

En el pasado, poco se sabía sobre cómo estimular los circuitos de motivación en el cerebro. Ahora se sabe que mientras más atención prestes a crear confianza, entusiasmo y empatía social, más energía tendrás para alcanzar los objetivos que te plantees.

·

De los Sueños a la Realidad

Satisfacer nuestras necesidades de supervivencia es prioritario. Pero una vez cubiertas, todos comenzamos a soñar más y más y más. Pero ¿Cómo consigues que tus sueños/deseos se hagan realidad? La respuesta es -Pasando a la acción-.

En un principio, vivimos los nuevos deseos soñando, viajando por un mundo de fantasías. Cuando se trata de materializarlos, la investigación nos indica que debes poder visualizar ese deseo claramente en tu mente, pero también que necesitas visualizar el resultado de ese deseo. (Estudios de Oettingen). Sin embargo, muchas personas se detienen en este proceso, saltándose un paso importante, que es empezar por hacerte una serie de preguntas esenciales:

  • ¿Cuán importante es este deseo para mí?
  • ¿Refleja mis valores principales?
  • ¿Puedo alcanzarlo de manera realista con mis habilidades actuales, o necesito nuevas estrategias?
  • ¿Qué obstáculos se interponen en mi camino?
  • ¿Estoy listo y dispuesto a hacer lo que sea necesario y trabajar duro para lograrlo? (Perseverancia y persistencia).
  • ¿Tengo un plan escrito paso a paso y alguien de confianza que me empuje a moverme hacia mi objetivo? *Lo más importante.

Luego, te animo a que sigas las indicaciones de John Norcross (autor de Changeology) y aborda las siguientes preguntas, que él considera son esenciales si deseas hacer realidad lo que plasmas en tu tablero de visión.

  • ¿Eres un iniciador? Si no, podrías no tomar medidas para manifestar tus sueños.
  • ¿Eres auto-sanador? Si no, te puedes encontrar, innecesariamente, dependiendo de los demás.
  • ¿Eres auto-motivador? Nadie más puede “embaucarte” para que pases a la acción.
  • ¿Eres auto-disciplinado? Si no, ¿Cómo permanecerás en el camino correcto para alcanzar tus objetivos?
  • ¿Eres auto-consciente? Si no, ¿Cómo identificarás tus debilidades y planificarás estrategias efectivas para abordar los obstáculos que encuentres en el camino?

Y por último, asegúrate de seguir los pasos para lograr objetivos, basados ​​en evidencias, de Norcross: 1.Mentalízate; 2.Planifica antes de saltar; 3.Emprende acción; 4.Maneja tus obstáculos y errores; 5.Persevera y persiste hasta que mantengas tu nuevo comportamiento; 6.Asegúrate de hacer un seguimiento de tu progreso semana a semana, midiendo tu éxito; 7.Cuando te veas frente a un muro, vuelve a pensar, vuelve a planificar, reinicia la acción.

Los 30 años de investigación de Norcross muestran que -si sigues estos pasos- aumentarás tus posibilidades de éxito en un 50-75%.

Anímate a ponerlos en práctica y cuéntame qué te funciona y qué realizaciones consigues.

Procrastinación ¿Ahora o más tarde?

“Del dicho al hecho hay un buen trecho” diría la sabiduría de los abuelos.

¿Quién no desea hacer realidad sus sueños y cumplir con sus metas y objetivos? Aún así, somos muchos los que titubeamos postergando la puesta en acción. Procrastinamos, inseguros sin saber qué hacer. Gran parte de la postergación se debe a un miedo irracional a que algo salga mal, generalmente, impulsado por dudar de uno mismo o baja autoestima. Mientras que otras formas de procrastinación son saludables: es tu cerebro diciéndote “mira antes de saltar“. Los noctámbulos o aves nocturnas -esas personas que se quedan despiertas hasta tarde- tienden a postergar más las cosas. ¿Sabías que hasta las palomas posponen las cosas? y cuanto más complicada es la tarea, más tardan las aves en tomar medidas.

Si te enfrentas a un problema real, resulta que la postergación “activa” te hace más exitoso, según han descubierto los psicólogos comerciales. La razón es porque te da tiempo para acceder a la situación y recopilar más información antes de tomar una decisión importante. Pero si te preocupas en exceso por decisiones pequeñas, ello  interferirá con tu memoria y agriará tu personalidad. Existe, además, una poderosa conexión entre perfeccionismo y procrastinación. Para el perfeccionista, nunca es lo suficientemente bueno, y esa forma de pensar mina la confianza y la autoestima.

NeuroConsejo: Veamos una manera simple de interrumpir estas formas no saludables de procrastinación:

  • Cuando te sientas excesivamente preocupado por una decisión a tomar, saca una hoja de papel y escribe, lo más brevemente posible, qué es exactamente lo que te preocupa. La escritura ralentiza el cerebro, interrumpiendo los patrones de pensamiento circulares asociados con la procrastinación.  Enumera todas las razones, racionales e irracionales, por las que no debes tomar medidas.
  • Ahora, mirando tu lista, ponte en un estado profundamente relajado y meditativo.
  • Pregúntale a tu intuición si algunas de esas razones son válidas. La mayoría no lo será, pero encierra en un círculo las que parecen verdaderas.
  • Permanece en un estado consciente de relajación y escribe tres cosas que te ayudarán a tomar una decisión sabia.
  • ¿Que necesitas más información? ¡Recábala! ¿Necesitas una segunda opinión? ¡Pídela! – Entonces toma acción.

Pero recuerda: Nunca podrás tener “suficiente” información para garantizar el 100% de tu éxito. Así que confía en tu intuición, usa tu sabiduría y tus habilidades, y da un salto de fe.

¿Todavía estás preocupado? ¡Entonces duerme con ello y decide por la mañana porque el ave temprana siempre captura al gusano indeciso!

Crédito imagen: Carlos Báez Martín

¿Grandeza o Mediocridad? -Tú decides

“Una langosta cuando se la deja en un lugar alto y seco entre las rocas, no tiene instinto y energía suficiente para elaborar su camino de regreso al mar, sino que espera a que el mar venga hasta ella. Si no viene, ella permanecerá donde está y
muere, aunque el más ligero esfuerzo le permitiría alcanzar las olas, que quizás están a menos de un metro de ella. El mundo está lleno de langostas humanas: hombres varados en las rocas de la indecisión y la procrastinación, quienes, en lugar de poner en marcha sus propias energías, están esperando por alguna gran ola de buena fortuna que los mantenga a flote “. ~Dr. Orrison Swett Marden (1850-1924)

Pensaba en Liderazgo cuando encontré este texto, que refleja perfectamente la situación de tantos emprendedores y empresarios en la actualidad.

Muchos sueñan con convertirse en grandes líderes del siglo veintiuno, esa clase de profesional que excede objetivos y expectativas, es admirado por sus colegas y miembros de equipo; que se siente inspirado a rendir al más alto nivel y mantenerse comprometido con sus metas. Sin embargo, la mayoría lucha portando la mentalidad de los líderes del ayer, esos que batallan por aferrarse a su posición siguiendo el pensamiento convencional y resistiéndose a escuchar porque no les gusta “que les digan lo que tienen que hacer”. Estos “líderes”, tarde o temprano, se encontrarán en una pelea desesperada por conocer más de sí mismos, por encontrar la claridad que necesitan para guiarse y para guiar a otros a través de la complejidad de estos tiempos.

Para implementar un nuevo y necesario modelo de liderazgo es un paso clave elegir aprender a desarrollar nuevos y prácticos modelos mentales basados en nuevos paradigmas y habilidades que te ayudarán a evitar convertirte en una langosta atrapada entre las rocas.

Para ganar una visión futura más prometedora y exitosa es necesario aprender del pasado para poder diseñar, por anticipado, las estrategias a aplicar ante los posibles peligros; tener herramientas para responder a los desafíos actuales y actuar con rapidez ante las oportunidades que probablemente se van a presentar.

¡Tú eliges! Mantener una mentalidad mediocre que te vara entre las rocas o aprender a desbloquear el potencial escondido que encierra tu mente de modo que puedas liderar con grandeza tu propia vida y la vida de aquellos que te siguen. Esta última elección requiere que te lances al agua y apuestes por tu desarrollo personal y profesional en primera instancia.