CUANDO EL AGOTAMIENTO VEAS VENIR…

El agotamiento relacionado con el trabajo se ha convertido en un problema importante en todo el mundo, especialmente entre los empresarios y profesionales de la salud.

Los estudios indican que el agotamiento se debe a demasiado enfoque en lograr objetivos durante largos períodos de tiempo. Cuanto más tiempo sin tomar descansos de relajación y placer, más disminuirá la calidad y el rendimiento del trabajo. Se ha demostrado que esta situación debilitante compromete los procesos cognitivos y emocionales en el cerebro.

Uno de los síntomas del agotamiento es falta de empatía o interés en las interacciones sociales [i]. La investigación muestra que hacer meditaciones de compasión (enviarse amor, cultivar pensamientos amables para otros, gratitud, etc.) aumentará la actividad en los circuitos cingulados parietales/anteriores que regulan la empatía, la compasión y el amor propio.

¿Te sientes muy irritable? Esto también es un síntoma de agotamiento, y se correlaciona con una actividad y un volumen excesivos en la amígdala y un adelgazamiento de la neocorteza [i]. La investigación con meditadores Zen (que usan la meditación “OM”, con frecuencia) muestra una disminución de actividad/volumen en la amígdala y un engrosamiento de la neocorteza que controla la mayoría de nuestras funciones cognitivas.

Estas extensas investigaciones sugieren fuertemente que la relajación y la atención plena pueden usarse para alterar la actividad relacionada con el estrés en todo el cerebro.

 NeuroConsejo. Pon en práctica estas estrategias efectivas para protegerte del agotamiento y para aliviarte del estrés relacionado con el trabajo:

  • Necesitas reducir la actividad en el centro de concentración de tu cerebro varias veces por hora para permitir que tus células gliales eliminen los subproductos relacionados con el estrés generados por las neuronas en esta área. La manera más rápida es tomarse un descanso y sumergirse por completo en cualquier actividad placentera durante 1-3 minutos.
  • La forma más efectiva de dar un descanso a la corteza prefrontal dorsolateral (donde se detectan los procesos de toma de decisiones y conciencia) es entrar en un estado de soñar despierto parecido al trance. La investigación muestra que repetir la palabra “OM” puede ser la forma más rápida de hacerlo (¡otros sonidos no parecen funcionar!) [I].
  • Experimenta, ahora mismo, los beneficios de este ejercicio de “Protección contra el Agotamiento”:
    1. Cierra los ojos y recuerda uno de los momentos más estresantes que hayas experimentado en las últimas semanas. Usando tu imaginación, permítete sentir el cansancio, la frustración y el agotamiento emocional.
    2. Ahora comienza lenta – MUY LENTAMENTE- a acariciar las palmas de tus manos y tus brazos de la manera más placentera posible.
    3. A continuación, toma una respiración lenta y profunda por la boca. Mientras exhalas lentamente emites el sonido de “Oooohhhhmmmm”. El sonido “Ooooh” saldrá primero, y al cerrar lentamente la boca, el sonido “mmm” hará vibrar tus labios. Cuando el sonido se desvanezca, tomas otra respiración lenta y profunda por la boca. Al repetir esta meditación OM, presta mucha atención a todos los matices de la experiencia. Mira si puedes realmente perderte en los sonidos y sensaciones del “OM”.
    4. Cuando tu intuición te pida que te detengas, siéntate en silencio por unos minutos más observando tus sentimientos y pensamientos.
    5. Para terminar, repite esta meditación de compasión: “Que yo pueda ser feliz. Que yo pueda estar bien. Que me llene de amor y paz”. (O usa otras frases si así lo deseas) Sumérgete en la experiencia durante el tiempo que quieras y luego siéntate en silencio, notando lo calmado y relajado que te sientes.

Cuando vuelvas a concentrarte en un objetivo o tarea específica, sentirás menos estrés y aumentarás tu productividad y rendimiento.

¡Enciende la Motivación!

Haz de saber que existe un circuito de motivación en nuestros cerebros y que podemos aprender estrategias para activarlo de forma deliberada.

¿Te has dado cuenta que te atraen las novedades? Eso es porque el cerebro es un organismo que busca metas y busca placer. Se enfoca en encontrar tanto experiencias como objetos nuevos y diferentes que podrían asegurar y mejorar la supervivencia. Conociendo esto podemos, cada día, “activar” nuestros centros de motivación:

NeuroConsejo:

  1. Cada mañana anota 3 cosas que realmente deseas lograr ese día.
  2. Luego escribe una pequeña recompensa que te darás por ese logro.
  3. Prográmalo en tu agenda diaria.
  4. Disfruta de varias pausas de descanso durante el día.

A continuación es esencial crear la disciplina de “seguir hasta conseguirlo” con unas estrategias de entrenamiento cerebral. Porque el cerebro está predeterminado para usar viejos hábitos y comportamientos para repetir las mismas tareas una y otra vez -es su manera de hacer el mínimo esfuerzo por la supervivencia-. Así que si quieres algo “más” (sea más dinero, amor más profundo, mayor sabiduría, más felicidad…) tienes que hacer un esfuerzo extra para superar la “automatización” cerebral. Lo vas a notar cuando sientas esa resistencia, esas absurdas excusas. Ahí entras inmediatamente en acción cambiando ligeramente algo, tu manera de aprender; la posición de tu cuerpo; el momento del día en el que participas en la actividad de entrenamiento. Lo más importante es que adviertas, de forma consciente, el pensamiento resistente, “¡No quiero!”  y entonces:

  • Escribes 3 razones por las que no quieres hacer el trabajo,
  • y otras 6 razones por las que sí hacerlo.
  • A continuación te concentras en tus 3 deseos para ese día. Presiona más allá de la resistencia y tu motivación pronto regresará.

En el pasado, poco se sabía sobre cómo estimular los circuitos de motivación en el cerebro. Ahora se sabe que mientras más atención prestes a crear confianza, entusiasmo y empatía social, más energía tendrás para alcanzar los objetivos que te plantees.

·

De los Sueños a la Realidad

Satisfacer nuestras necesidades de supervivencia es prioritario. Pero una vez cubiertas, todos comenzamos a soñar más y más y más. Pero ¿Cómo consigues que tus sueños/deseos se hagan realidad? La respuesta es -Pasando a la acción-.

En un principio, vivimos los nuevos deseos soñando, viajando por un mundo de fantasías. Cuando se trata de materializarlos, la investigación nos indica que debes poder visualizar ese deseo claramente en tu mente, pero también que necesitas visualizar el resultado de ese deseo. (Estudios de Oettingen). Sin embargo, muchas personas se detienen en este proceso, saltándose un paso importante, que es empezar por hacerte una serie de preguntas esenciales:

  • ¿Cuán importante es este deseo para mí?
  • ¿Refleja mis valores principales?
  • ¿Puedo alcanzarlo de manera realista con mis habilidades actuales, o necesito nuevas estrategias?
  • ¿Qué obstáculos se interponen en mi camino?
  • ¿Estoy listo y dispuesto a hacer lo que sea necesario y trabajar duro para lograrlo? (Perseverancia y persistencia).
  • ¿Tengo un plan escrito paso a paso y alguien de confianza que me empuje a moverme hacia mi objetivo? *Lo más importante.

Luego, te animo a que sigas las indicaciones de John Norcross (autor de Changeology) y aborda las siguientes preguntas, que él considera son esenciales si deseas hacer realidad lo que plasmas en tu tablero de visión.

  • ¿Eres un iniciador? Si no, podrías no tomar medidas para manifestar tus sueños.
  • ¿Eres auto-sanador? Si no, te puedes encontrar, innecesariamente, dependiendo de los demás.
  • ¿Eres auto-motivador? Nadie más puede “embaucarte” para que pases a la acción.
  • ¿Eres auto-disciplinado? Si no, ¿Cómo permanecerás en el camino correcto para alcanzar tus objetivos?
  • ¿Eres auto-consciente? Si no, ¿Cómo identificarás tus debilidades y planificarás estrategias efectivas para abordar los obstáculos que encuentres en el camino?

Y por último, asegúrate de seguir los pasos para lograr objetivos, basados ​​en evidencias, de Norcross: 1.Mentalízate; 2.Planifica antes de saltar; 3.Emprende acción; 4.Maneja tus obstáculos y errores; 5.Persevera y persiste hasta que mantengas tu nuevo comportamiento; 6.Asegúrate de hacer un seguimiento de tu progreso semana a semana, midiendo tu éxito; 7.Cuando te veas frente a un muro, vuelve a pensar, vuelve a planificar, reinicia la acción.

Los 30 años de investigación de Norcross muestran que -si sigues estos pasos- aumentarás tus posibilidades de éxito en un 50-75%.

Anímate a ponerlos en práctica y cuéntame qué te funciona y qué realizaciones consigues.