LAS SETAS ROJAS EXPLICAN LA HISTORIA DE SANTA CLAUS Y SU RENO

-Traducción del artículo original publicado, en inglés, por David Wolfe-

Si alguna vez has pensado que la historia de Santa es un poco absurda, quizás puedas sacar algo más de este artículo. Según una obra de Douglas Main de Live Science, la historia de Santa sólo podría tener sus raíces en los hongos mágicos.

El histórico y culturalmente significativo alucinógeno es considerado por algunos – como John Rush, antropólogo en Sierra College – para explicar la historia bastante fantástica del alegre viejo St. Nick y su mágico reno volador.

Santa es el equivalente moderno de un chamán, que consumían plantas y hongos que alteran la mente para estar en comunión con el mundo espiritual“, dijo Rush.

Esa teoría, en verdad, podría sustentar algo de peso – a los chamanes árticos se les ha considerado haber repartido hongos mágicos durante el solsticio de invierno, un poco como el prototipo del alegre hombre moderno, vestido de rojo y blanco, que reparte regalos.

He aquí otra cosa divertida a considerar acerca de esa teoría – los hongos mágicos se encuentran en la parte inferior de los pinos, al igual que los regalos en Navidad.

¿Necesitas algo más para despertar un poco más de interés?

Los renos eran, en realidad, los animales espirituales del chamán, según Carl Ruck, profesor de la Universidad de Boston. Los emblemáticos, peludos animales, son comunes en Siberia y – fíjate en ésto – se alimentan de hongos mágicos, como sus compañeros chamanes.

Así que supongo que es totalmente lógico que el reno fuese la elección de transporte de Santa para ese * viaje * anual.

¿Qué pasa con el diseño del mismo Santa? Según la teoría popular, fue diseñado por Coca Cola después de su primera aparición en los primeros anuncios del Siglo 20, en la forma que ahora nos es familiar. Esto es cierto, hasta cierto punto. Antes del anuncio de Coca Cola, Santa era representado como un pequeño hombre-gnomo. Su precursor, Papá Noel, también se veía muy diferente de la encarnación moderna.

Pero el origen de la imagen y el diseño de Santa Claus tienen raíces más antiguas y distan bastante de la Coca Cola y Papá Noel. Desde su bolsa de golosinas hasta los renos, el trineo, el viaje fantástico y el modo de entrar en las casas, la gran parte de la tradición que rodea a Santa, nos lleva de vuelta a las tradiciones que se encuentran en las culturas de varios indígenas habitantes del círculo ártico.

Y ¿De dónde surgieron esas tradiciones? Al igual que con tantas otras historias y cuentos salvajes, hongos alucinógenos, y el hombre!

De acuerdo con la historia antigua chamánica, en la noche del solsticio de invierno, un chamán podía recolectar hongos alucinógenos y “lanzarse” a sí mismo en un viaje espiritual hacia el árbol de la vida, un pino.

El hongo particularmente utilizado por los chamanes es el amanita muscaria, un hongo rojo y blanco encontrado bajo los pinos. El chamán recolectaría las setas y se las ponía en un calcetín para llevarlas a su pueblo y colgarlas al fuego para que se secaran.

¿Te suena familiar? La cosa se pone aún más salvaje

La tradición afirma, además, que cuando el chamán iría a recoger los hongos, lo haría con un traje rojo y blanco en honor al color de las setas que iba buscando. También se pondría las botas altas de piel de reno ennegrecido ya que, durante el solsticio de invierno, el suelo se cubre de nieve.

Se hace aún más interesante cuando te des cuenta de cómo el chamán llevaría las setas de regreso a su tienda, o yurta.

Como las puertas de las yurtas se bloqueaban, a menudo, con varios pies de nieve en la noche del solsticio de invierno, el chamán tendría que subir a la parte superior de la estructura y deslizarse por la chimenea con la bolsa.

¡¿Qué te parece?!

Pero ¿Qué pasa con los renos?

Los hongos mágicos tienen un efecto similar en los animales como lo hacen en los seres humanos. Cualquier reno que ingiriese los hongos se encontraría muy enérgico, *haciendo cabriolas* y saltando hasta el punto en que se verían como si estuvieran volando. ¿Ves la conexión?

Así que si eres – como un montón de adultos – un poco cínico acerca de la Navidad, espero que esta información te aporte una sonrisa y te ayude a conseguir pasar la ronda de juegos y sintonías con las fiestas de este año.

Tan sólo imagínate a un hombre gordo, viejo y alegre masticando algunos hongos mágicos y te sentirás bien.

¡¡¡Hoy es el mejor de los días !!!

blog dic

Fuentes:
http://inhabitat.com/santa-and-the-shrooms-the-real-story-behind-the-design-of-christmas/

http://realitysandwich.com/238049/shaman-claus-the-shamanic-origins-of-christmas/
http://www.npr.org/2010/12/24/132260025/did-shrooms-send-santa-and-his-reindeer-flying
http://www.livescience.com/42077-8-ways-mushrooms-explain-santa.html
Anuncios

¡Por culpa del Miedo!

Me imagino que más de una vez habrás sentido esa presión punzante  en las sienes que a mí me hace recordar los clavos insertados en la cabeza de Frankenstein. Además de un pellizco en la boca del estómago que no sabes si te está indicando que salgas corriendo o que te quedes y aguantes un poco más.

Y todo eso ¿Por qué? Pues tan sólo porque tienes que tomar una decisión. Una simple decisión, como dar un paso concreto, escoger algo específico, definir un camino a seguir, comunicar algo a alguien, reclamar, o dar una simple opinión.

¿Por qué sentimos tanto miedo cuando se trata de pasar a la acción?

Es curioso nuestra manera de sentir antes de actuar ¡Si es que llegamos a actuar! Porque, en nuestro fuero interno, sabemos cuál es el paso a dar, el camino a seguir, las palabras a pronunciar ¡Lo sabemos! Sin embargo, el hecho de tomar una determinación definitiva sobre el asunto, de resolver lo que necesitamos resolver, se convierte en toda una odisea.

Cuanta más mente le demos a la decisión más nos costará llevarla a cabo. Las dudas se apoderarán de tu capacidad resolutiva. Las náuseas te impedirán sentir más allá de la boca de tu estómago. La presión en la cabeza te impedirá centrarte y pasar a la acción. Hay quienes hasta necesitan hacer una visita al baño.

Para unos es el miedo a equivocarse y fracasar en el intento, para otros es la exigencia de la perfección y no querer mover ficha hasta que todo le garantice que las cosas van a salir bien, para otros es el miedo a ser juzgados si manifiestan lo que piensan o desean… Detrás de todo esos miedos está la necesidad de aprobación por parte de alguien mas, ya sea de tu pareja, tu familia, tus vecinos, tus compañeros de trabajo, tu entorno social…

¿Cómo terminar con todo este sufrimiento innecesario?

Sintiendo y conectando con tu aprobación interior. Cuando te apruebas y te valoras a ti mismo, la presión se desvanece. El regocijo interior calma la necesidad de aprobación exterior. Y es curioso cómo -cuando pasas a la acción con tu decisión definitiva sobre el asunto- todo parece salir bien, a la perfección y, sorpresivamente, recibes reconocimiento y apoyo.

Por lo tanto:

Decide, con certeza desde tu conocimiento interior. Pasa a la acción con determinación resolutiva, sin dilación  y jamás darás un paso equivocado cuando actúas desde esta vibración.

Decide, perder tu precioso tiempo de vida, habitando en la estrechez de tu espacio en la cabeza o elige expandirte a explorar el mundo con las múltiples opciones que te ofrece. Cualquier opción será válida porque la vida se vive actuándola. Luego, ábrete a recibir los regalos que llegan, como por arte de magia,  cuando das un paso más allá de las fronteras del miedo.

blog01