Lágrimas

¿Saben diferente las lágrimas dependiendo de la emoción que las haya provocado?

Aún no me he puesto a lamer lágrimas para comprobarlo, ni sé si alguno lo ha hecho. Seguro que sí, porque por cada pregunta que nos hacemos ya hay alguien que ha encontrado una respuesta. Por el momento, estoy en busca de la mía.

Vuelvo a preguntarme si una lágrima que surge por dolor o por una herida física sabe igual que una lágrima que surge por la pérdida de una relación o la muerte de un ser querido. ¿Sabrá igual una lágrima generada por una emoción de sorpresa y alegría que una generada por un sentimiento profundo de gratitud o una que brota cuando aceptamos la llegada de nuestro reconocimiento? Y esa lágrima que cae cuando algo nos entra en el ojo ¿Sabe igual que la que soltamos cuando sentimos que alguien ha invadido nuestro espacio o cuando sufrimos una traición?

Me pregunto todo esto, no porque me interese el sabor, más bien es porque me interesa conectar con la química interna que nos hace derramar lágrimas, para poder profundizar aún más en las emociones que activan ese jugo que emana de nuestra ventana al mundo.

Si consigo descubrirlo, si averiguo la composición y proporción exacta que se necesita para crear ese fluido, me pienso dedicar, en exclusiva, a potenciar las emociones que impulsan la lágrima sanadora, la lágrima que reconforta, la lágrima que embellece, la lágrima que, a fin de cuentas, contiene nuestra sabia interior y sale para regar al mundo, humildemente.

lagrimas

About.me/pilarmendez            

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s